lunes, 21 de agosto de 2017

España está de luto

"Ayer, lloramos por Madrid, hoy lloramos por Barcelona, todo sin olvidarnos de Francia, Reino Unido, Alemania y todos los países donde estos energúmenos han puesto sus manos, mejor dicho, sus bombas".
Hemos pasado unos días sin poder levantar los ojos de los periódicos, la tv. la radio y todos los medios de comunicación habidos y por haber.
Hemos llorado viendo esas imágenes tan horribles de gentes tiradas por los suelos malheridos o muertos por la barbarie.
Hemos llorado viendo como Barcelona entera buscaba a un niño australiano que nadie sabía donde estaba. Barcelona y toda España estaba pendiente de ese niño. Pasados dos días nos dan la noticia de que está en un hospital cerca de su madre herida, su padre ya viene de camino desde Australia para hacerse cargo de sus seres queridos que habían ido a Barcelona a una boda.
Al tercer día nos dan la noticia de que el niño ha sido uno de los fallecidos en las mismas Ramblas...¡¡¡Que desolación Dios mío!!!
Que pensaría ese padre que con tanta esperanza iba en busca de su esposa e hijo?
A mi no me convence nadie de como son estas gentes que solo se ocupan de hacer mal. Ya me lo decía mi padre, son traicioneros, si, si muy traicioneros.
Él estuvo en Melilla muchos años antes de nacer yo, me contaba que muchas veces les hacían emboscadas a los soldados españoles. Esta se componía de saltar sobre ellos pillándoles desprevenidos. Según me contaba, salían de la tierra, como los árboles, antes se habían enterrado para coger al ejercito indefenso...Mi padre lo pudo contar, otros se quedaron en el camino.
No recuerdo hasta que año tuvo el General Franco la escolta mora, si sé que desde que terminó la guerra siempre iba escoltado por un batallón de moros que daba gusto verlo por lo bien que lucían sus vistosos uniformes, los turbantes blancos y la capa, que como iban montados a caballo, siempre iba ondeando al viento, era un bonito espectáculo, claro que esto terminó, cuando un día cogieron a uno de esos moros con un cuchillo camino de las habitaciones del General.
Aquí se acabo todo, los mandaron a su pueblo con sus turbantes, sus capas blancas y seguro que no les dieron los magníficos caballos, les mandarían en algún tren de tercera que es lo que tenían que hacer ahora nuestras autoridades actuales y...¡¡Sálvese quien pueda!!
Como estamos en un sin vivir, ahora en cuanto uno estornuda la policía se pone en guardia.
Esta mañana sobre las doce ya de mediodía he ido a recoger unas gafas a una óptica no muy lejos de casa. Al llegar a una rotonda, me he dirigido a un paso de peatones, antes de llegar, un policía de paisano me ha saludado y me ha dicho que diera la vuelta a la plaza pues habían cortado el tramo por donde yo iba a pasar. Muy amablemente me ha dado las gracias y me ha dirigido hacia otro paso peatonal. En ese momento me he dado cuenta de que había muchos policías de uniforme y con chalecos antibalas, o anti lo que fuera, ya que eran muy gordos.
Mientras me iba me he fijado que sí, que estaba un trozo de calle acordonado con esas franjas policiales de color azul y amarillo.
Al llegar a la otra acera ya veo que hay mucho público mirando y comentado. Claro, yo no me iba a quedar sin saber lo que ocurría, ni corta ni perezosa le he preguntado a un señor que era lo que ocurría. Me ha contestado que había una maleta en la vía pública abandonada y que estaban esperando a los artificieros por si eran explosivos. Yo he dejado pensar mi imaginación y he pensado.
"Y si hay un cadáver en la maleta?"
No lo he pensado dos veces, como ya no puedo correr me he ido todo lo deprisa que podía. He llegado a la óptica, he recogido mis gafas, me he dado una vuelta de medio kilometro para volverme por el intercambiador de Renfe. He llegado a casa y...no he oído ninguna explosión y al final no me he enterado de nada. Claro que eso es buena señal. Si sé algo ya lo contaré.
¡¡¡Que pena de Patria mía, que cambiazo a dado!!!


lunes, 14 de agosto de 2017

Homenaje a la Infanta Isabel, "La chata"


Doña Isabel De Borbón

Mañana día 15 de agosto, es fiesta en casi todos, por no decir todos, los pueblos de España. Madrid no iba a ser menos, celebra la fiesta más castiza de todas, La Virgen de la Paloma.
Como tuvimos una Infanta en España que fue muy castiza, vaya mí homenaje a ella con este romance. Siento si es un poco largo, pero merece la pena leerlo. Lo voy a ajustar todo lo que pueda.

-¡Deprisa que no llegamos!
Que run run por los salones del Palacio de Quintana.
mayo y tarde de domingo, en el piano una sonata
se le deshacen los dedos, gordezuelos de la Infanta
-Maestro Saco del Valle, tanto Beethoven me cansa
os lo digo sin rodeos, Chopin si me llega al alma.
Mientras me visto, tocad este nocturno. ¡Caramba
son las cuatro menos cuarto, no llegamos a la plaza!
Las damas transmiten órdenes, el coche a las cuatro,
pasan las doncellas con el traje de Su Alteza ¡lila y grana!
con encajes de Bruselas apretando cuello y mangas
y rematando la orilla manola de la gran falda.
Mientras la visten no cesa de hablar la Señora Infanta
-Dame el abanico verde de Mercedes mi cuñada
el que ella llevo a los toros cuando era Reina de España.
-No, no quiero ese collar, ni esos pendientes, no, no, nada
unos claveles prendidos en el pelo y ¡a la plaza!
-Vamos, deprisa, ligeros, que las cuadrillas no aguardan.
¡Ah, recuerda que Romanones, viene a merendar mañana.
Armas, Armas a Su Alteza, grita el Teniente de Guardia
flecha de seda y charol, sale el Landó de la Infanta
y a ritmo de paso doble, van las yeguas alazanas
llevando a Doña Isabel de Borbón, casi en volandas.
Princesa, Bailén, Mayor, Alcalá, "Dame el programa"
-Ajá, hoy torea mi torero, ¿Cuál es tu torero Juana?
-El mío es el Gallo, Alteza ¡Huy el Gallo, quien lo pensara!
Torero gracioso, pero, no te arriendo la ganancia
Yo de Vicente Pastor. Huy que raro, Antonio Maura.
-Adiós, adiós, ¡cuanta gente! La reina se queda en casa,
pretextando una jaqueca, los toros la asustan ¡Vaya!
Ya estamos ¿Y mi abanico? Junto al coche de la Infanta
la gente se arremolina, buenas tardes, muchas gracias!!!
¿Qué tal Arbox? ¿A los toros? No faltaré esta semana
quiero asistir al estreno que anuncian de ese tal... Falla !
¿Qué tal Benlliure? Hola, Tamames, con Dios Duque de Veragua
Ya se que los toros que hoy se lidian son de tu casa.
Abren paso como pueden los de la Guardia Montada
"Quitasoooles, abanicos, almohadillas, naranjaaadas!!!!
-Que hay Empresario ?contento? Vengo yo sola ¡Más ancha!
-Si, si, que me brinden toros. No, no, al contrario. ¡Me agrada!
Ya traía en previsión, tres pitilleras de plata.
La Infanta llega a su palco y al entrar, toda la plaza
puesta en pie se arremolina batiendo alegres las palmas,
mientras la Marcha de Infantes resuena en las altas gradas
y el sol pone al rojo vivo las barreras encarnadas.
En la andanada de sol, con popular algazara
los morenos se alborotan y gritan ¡¡Viva la Chata!!
Y en los tendidos de sombra, las cabezas inclinadas
se rinden por un segundo ante su augusta mirada.
Cuando se sienta Isabel, resuena el clarín de plata
y entre un clamor las cuadrillas cruzan la arena dorada,
Pastor, Machaco y el Gallo, un trío de rompe y rasga.
La Almudena, la Mezquita y un poquito de Giralda.
La corrida se desliza, bien y mal, ¡una de tantas!
Doña Isabel de Borbón, tras de la regia baranda
bulle, ríe, palmotea y hasta jalea en voz baja y,
rompiendo el protocolo, más de un ¡olé! se le escapa
con el acento chispero que suspira su garganta,
cuando Rafael el Gallo, tras su clásica espantada
se adorna por bulerías con la larga farolada.
La Infanta luego al salir, la tarde ya de oro y malva
desde Alcalá por Cibeles remonta la Castellana.
Dan una vuelta y por Génova suben después hacia casa.
en Glorieta de Bilbao, al pasar piden horchata
en un puesto en que se le antoja beber ¡No pueden pagarlo!
No llevan ni un perro chico. ¡Apuros de la azafata!
La Infanta y el horchatero, ríen de muy buena gana.
-"Ya te pagaré otro día" -¿Pagarme? ¡Está convidada!
Yo estoy pagao tan solo con verla a Usted en mi casa
y con poner un letrero "Proveedor de la Infanta"
Palmoteos, sombrerazos, el coche sigue su marcha.
¡Fijaos, la Infanta Isabel, mirad, mirad, si es la Chata!
Cuando llegan a Palacio, la tarde ya declinada
un organillo en la esquina con ritmo alegre desgrana
notas del Cabo primero, mientras presentan sus armas
al paso de la Señora, los soldados de su guardia.
-¡Vamos que hay cena en Palacio y en el Real la Traviata!
Como siempre llegaremos al acto segundo. ¡Ah! llama
pregúntale por teléfono a la Empresa de la plaza
para el domingo que viene que corrida nos prepara
yo quizá no pueda ir, con esto de ser Infanta.
¡Demonios de protocolo! No me negarás mi dama
que ese Vicente Pastor es el que manda en España.
Sshht. Se entiende después del Rey. ¿Cómo dices?
Si, si, claro. La noche es noche de alhajas.
Quiero el collar de chatones, y ese broche de esmeraldas,
quiero epatar a esa tonta Embajadora de Francia.
En fin, vamos a Palacio. Ay...con lo bien que se está en casa.
O como mi hermano hacía cenando por esas tascas, de tapadillo.
Ay, era un hombre que, aun siendo Rey, se saltaba las cosas a la torera.
-"Ay Madre y Señora, quien volver a nacer lograra
para ser solo mujer, en vez de nacer Infanta".
Unos segundos después , con sus sobrinos estaba.
Las dos Reinas impacientes se acercan para besarla.
Chicoleo con los nobles, sonrisa a la Diplomacia
taconazos de saludo, golpe de las alabardas.
¡Paso a Su Alteza Real, La Infanta Isabel de España!
Fuera en la Plaza de Oriente, un Chavea, un raterillo
con la colilla apagada por la calle Arrieta arriba, gritaba.
¡¡¡HE VISTO A LA CHATA!!!

Autor Rafael Duyos, 1953


lunes, 7 de agosto de 2017

Un sacerdote y un padre.

Cuando veo una película basada en hechos reales, inmediatamente busco más información de los protagonistas. En este caso, después de ver la película "Escarlata y negro" basada en lo ocurrido en Roma en la segunda guerra mundial muy cerca del Vaticano donde el protagonista fue Monseñor O´Flaherty. Este buen cura salvó de los nazis a 4.000 personas, entre soldados británicos, italianos y algunos civiles.
Seguro que muchos de vosotros habéis visto la película o sabéis de este buen hombre al que llamaban, "El Pimpinela Escarlata del Vaticano". esto era porque para burlar a los soldados nazis se disfrazaba de todo lo que se le ocurría en el momento para salvar a alguien o simplemente para salvarse el, que también estuvo en peligro.
Monseñor O´Flaherty acostumbraba caminar por las tardes en los escalones de la Basílica de San Pedro mientras rezaba y era del dominio público que lo hacía por si alguien solicitaba auxilio.
Una de esas tardes un hombre se le acercó explicando que era judío y que su familia estaba próxima a ser deportada a un campo de concentración. Que no pedía nada para él y para su esposa, pero tenía un niño de 7 años y que le pedía que lo salvara. Le puso al sacerdote en las manos una larga cadena de oro diciéndole que calculaba que si vendían un eslabón por mes podrían alimentar a su hijo. Monseñor O`Flaherty tenía un plan mejor: escondió al niño, pero también al matrimonio, disculpándose por no poder mantener a la familia unida durante ese periodo por motivos de seguridad. Al finalizar la guerra reunió al niño con sus padres y les devolvió la cadena de oro integra: para que pudieran rehacer su vida después de la guerra.

Monseñor O´Flaherty fue un buen padre no biológico y ahora os cuento otro hecho real de un "padre" biológico.

Ya he dicho varias veces que pertenezco al grupo de Liturgia de mi parroquia. Somos varias señoras y señoritas y algún caballero y hemos decidido que cada domingo dirija uno quien va a leer las lecturas, el salmo, encender y apagar velas etc. o sea, lo que podamos para ayudar al sacerdote.
El próximo domingo me toca a mi y procuro dejar todo bien sentado. La verdad es que me da un poco de apuro pedir a nadie que me ayude pero yo solo puedo leer una lectura y por eso tengo que pedir a alguien que haga al otra, del salmo siempre se ocupa alguien del coro. Bien, ahora os explico el por qué os cuento todo esto.

Me dirigí a una señora que veo todos los domingos, charlamos a la salida, nos damos un besito y así, hasta el otro domingo. Le pregunté si quería leer la lectura del próximo domingo pues hay personas que quieren y no se atreven. Me di cuenta de que no oía bien, pero antes, ella me lo confirmó, me contó la historia de como se quedó casi sorda: Parece sacado de una película de miedo.

Según me contó, cuando ella tenía 8 añitos sus padres siempre estaba discutiendo, no era por falta de dinero pues tenían varias personas en el servicio; niñera, doncella, cocinera...en fin que no les faltaba de nada, eso si, creo que lo que les faltaba era amor.
Me contó esta estupenda señora que uno de esos días que estaban discutiendo sus padres en el dormitorio ella se acercó a la puerta a escuchar. En un momento dado, salió su padre y al verla...le dio con las dos manos a la vez en la cara. La niña cayó al suelo no solo por la inercia del golpe sino por el dolor que le debió de producir la rotura del Tímpano.
No la llevaron al médico aunque estuvo varios días con fiebre, la niñera y demás servicio la cuidaban, la madre decía que eso no tenía importancia.
La niña quedó totalmente con el oído derecho destrozado y el izquierdo apenas oye. Ahora, aunque lleva un Audífono y se puede valer la cosa no es para echar cohetes por lo tanto le pedí disculpas y me fui a buscar a otra, pero antes me contó algo terrible que ocurrió cuando tenía apenas 17 años:
En la casa de verano que tenían en tierras de Guadalajara, a su padre le gustaba de vez en cuando manipular y meterse con los criados haciéndoles la vida imposible. Les decía que no servían para nada, que eran unos vagos y muchas cosas más
Un día los mandó que se fueran lejos de su vista que no los quería ver y les iba a rebajar el sueldo por gandules. No se le ocurrió otra cosa que meterse en el pozo a recoger una sandía que habían metido a refrescar, debió de perder el equilibrio. Nadie le vio ni le oyó pues la única que estaba debajo de un árbol leyendo un libro era la sorda, como él la llamaba despectivamente y ella asegura que no escuchó nada.
Cuando le descubrieron nada pudo hacerse por el, estaba bien ahogado...Este era un padre, padre, o sea biológico.

Espero que no se enfade porque lo he contado, de todas maneras no digo su nombre y yo pienso guardar el secreto.

lunes, 31 de julio de 2017

Amor

En todos los momentos de nuestra existencia hay amor. Siempre nos estamos quejando pero cuando vemos uno verdadero parece que nos asombramos como si fuera una cosa extraña, y no lo es. Hoy hablemos de amor, que hay mucho.
Hay amor entre los animales, esta es la prueba...y entre humanos...faltaría más.

Un hombre estaba haciendo trabajos de reforma en su casa y, al disponerse a cambiar una pared de madera, se dio cuenta de que, en un hueco, había una lagartija completamente inmóvil. Se detuvo a contemplarla mejor y descubrió el motivo de su inquietante inmovilidad: tenía la pata atravesada por un clavo y, por la pinta que tenía la extremidad, eso sucedía desde hacía mucho tiempo.
El caso de la lagartija atrapada se convirtió en un misterio, porque, ¿Cómo había logrado sobrevivir el pequeño reptil sin la posibilidad de moverse ni unos centímetros para atrapar pequeños animalitos?
Así el hombre decidió investigar a fondo para hallar respuesta al enigma.
Se pasó toda una mañana observando el hueco donde se escondía el animalito y, de pronto, vio cómo otra lagartija se acercaba hasta ella con un trozo de comida en la boca para alimentar al reptil prisionero. El hombre quedó aturdido y emocionado al mismo tiempo con lo que había descubierto.
Si había una prueba de amor sobre la superficie de la tierra, era ésta. Si una criatura tan pequeñita puede llegar a amar con tal intensidad a otro ser, qué no podíamos conseguir los humanos si lo hiciéramos con la misma generosidad y pasión.

Esto ha ocurrido con animales. Ahora vamos a ver como reaccionan los humanos.

Una pareja de jóvenes estaban enamorados desde hacía tiempo y pronto iban a unirse en matrimonio. Pero, apenas unos meses antes de la boda, la novia sufrió un  aparatoso accidente que le dejó el rostro desfigurado.
"-Creo que no va a ser posible que nos casemos. Un accidente me ha dejado el rostro destrozado. Búscate una mujer hermosa como tu te mereces.. Ya no soy digna de ti", escribió la joven en una carta dirigida a su novio. Él no tardó en contestar y lo hizo con una asombrosa noticia:
"-Quién soy indigno de ti soy yo. He enfermado de la vista y el médico me ha dicho que quedaré totalmente ciego .Piénsatelo, yo sigo deseando casarme contigo".
Y así fue. Celebraron la ceremonia y nadie había visto a una pareja más enamorada que ellos. Vivieron 20 años de plenitud y felicidad, en los que la muchacha fue lazarillo que le guio entre las tinieblas. Pero un día, ella enfermó con muy mal pronostico y, mientras agonizaba, solo se lamentaba de la desdicha de tener que dejar a su marido desasistido. Cuando ella abandonó este mundo, su esposo abrió los ojos ante el asombro de los presentes.
"-Jamás estuve ciego. Fingí para que mi amor no se entristeciera pensando que veía su rostro desfigurado", confesó entre lágrimas.

Que maravillosas formas de amar.

Hoy día 31 de julio es San Ignacio de Loyola, patrón de los Jesuitas.
No he dejado de acordarme, que un día tal como hoy, allá por los años 50, y en compañía de mis compañeras, cuidadas por dos monjas, nos encontrábamos en Comillas (Santander). Habíamos ido de visita, sería muy largo contar todo lo que ocurrió aquel día. Eran años malos, no teníamos caprichos, pero como era el patrón había habido comilona extra, cuando llegamos nosotras ya solo quedaban los postres y, vive Dios que nos pusimos "moradas" de helado, natillas fresquitas y un sin fin de dulces ya que un sacerdote nos metió de "extranjis" en la cocina.
No me he olvidado de ninguna de mis compañeras, ni de las monjas tampoco, fueron muy buenas con nosotras.
Felicidades a todos los Ignacio.

miércoles, 26 de julio de 2017

Anécdotas de vacaciones

Hoy, a modo de saludo, os contaré algunas anécdotas de mis vacaciones, incluida...una pesadilla:
Cuando sale uno de casa (al menos en mi caso) y vuelve, todo parece que está patas arriba. Quizá sea que al estar un par de semanas fuera ya parece que hace siglos que faltas de casa. Uno se acostumbra pronto al paseo, la playa, las cenas...esto de las comidas tiene un punto y aparte...¡¡Como comemos!!
En mi estancia fuera de mi ambiente ha pasado de todo. Incluso cerca de donde yo estaba ha habido un concierto de jóvenes.
Empezaré diciendo que los jóvenes son "muy ricos", sobre todo cuando vuelven al hotel a las tantas de la madrugada y como en este caso, (todos eran ingleses), pero seguro que los españolitos y de cualquier otro país hubieran actuado igual.
El hotel donde yo me alojé estaba al tope de "niños" ingleses. Hay que decir que eran un poco "guaretes". Se paseaban por los pasillos como si estuvieran en su casa, recién salidos de la ducha con la toalla atada a la cintura. Se sentaban en los pasillos en grupo y para rizar el rizo, todo lo tiraban por el suelo. Las señoras de la limpieza sacaban todos los días varias bolsas llenas de basura y no era porque fuesen humildes de condición, porque el hotel les costaba una "pasta".
Bueno el caso es que cuando terminó el concierto al que habían venido, todo se tranquilizó. Primera anécdota.
No es que yo fuese una sirena pero no hace mucho que me encantaba nadar, en el mar, en la piscina y donde se terciara, pero...de un tiempo a esta parte, mejor dicho, este año, le he tomado un miedo al mar principalmente que seguro que los que me conocen no se imaginan que no me he metido en el agua a mas altura de la cintura, si, si, eso he dicho. Ni un palmo más arriba.
Cuando mi hijo me vio tan titubeante me compró un bastón de aluminio para que entrara en el mar con más seguridad y, entre el bastón y mi nene pude meterme en el agua con más seguridad. ¿He dicho seguridad?
Aunque en la playa que yo he estado siempre ha estado la mar tranquila. Ha habido unos días de bandera amarilla y otro de bandera roja.
Uno de esos días en que había buenas olas, yo me quedé con mi bastón anclado hasta que me llegó el agua a las rodillas. Creo que me pilló desprevenida una y aunque estaba, "anclada" el bastón y yo fuimos a hacer puñetas mientras mi hijo estaba a varios metros de mi lado nadando.
Lo inmediato que hice fue soltar el dichoso bastón y caer como una rana haciendo movimientos raros con los brazos. Cuando mi hijo me vio salió corriendo hacia donde yo estaba pero antes llegaron dos muchachos muy fuertes y amables, uno me cogió a mi, mientras el bastón (que no se veía mas que el apoyo y parecía el periscopio de un submarino), era "salvado" por el otro joven. No tardo mucho en llegar mi hijo pero yo no me soltaba de los musculosos brazos que me habían apresado y en los que me sentía muy segura.
Con todo el dolor de mi corazón me solté de tan apuesto muchacho, que luego me di cuenta que era mulato y guapísimo.
Lo inmediato en estos casos fue que se arremolino mucha gente creyendo que yo estaba en las últimas, por fin le dije a unas chicas que con tanta amabilidad me trataban.
-No os preocupéis guapas, es que me sentía muy bien en tan magníficos brazos.  (risas)
Una un poco más atrevida me dijo:
-Señora, por que no me presenta a su hijo.
Se lo presenté, pero mi hijo estaba un poco distraído más pendiente de mi... Segunda anécdota.
Ahora viene la pesadilla, que os doy mi palabra de honor que es bien cierta. Aunque como siempre mi cuñada Pepi lo pondrá en duda, pues siempre dice que exagero.
Yo estaba durmiendo plácidamente, lógico, pues los sueños solo aparecen cuando uno duerme.
Me desperté, creo que después de pegar un grito.
Estaba mi hijo en pijama, una pareja trasnochadora, la Policía, la Guardia Civil, los bomberos...Bueno ya sabéis que soy un poco exagerada, en realidad solo había cuatro personas, mi hijo, la pareja trasnochadora y el vigilante de noche que había sido requerido por no se quien. Cuando vieron que todo había sido un sueño, cada uno se fue a su puesto y yo le conté a mi hijo la pesadilla que aun recuerdo perfectamente y, aunque no queráis la vais a saber.
El sueño:
Yo estaba en el salón de casa de mi madre, fallecida hace 12 años, en esto que entran varios señores todos vestidos de negro entre los que se encontraban por lo menos dos sacerdotes. Uno de ello se dirige a mi y me dice:
-Abre la puerta de la habitación de tu madre pues nos han dicho que hay "una presencia", yo la abro y dirigiéndome a un punto digo muy fuerte:
-¡¡Manifiéstate, Ángela que te quieren ver!!
En ese momento veo como un recuadro que se ilumina en el que hay algo brillante que se mueve y
digo gritando:
¡¡¡Hay esta!!! AYYYYY.
Y fue cuando me desperté.
Tengo que decir que jamás he leído cosas de aparecidos, no veo películas de Zombis ni nada que se le parezca, pero...por si acaso, he rezado por la tal Ángela que no se quien es...

martes, 11 de julio de 2017

Vacaciones Merecidas

Bueno, no es que me las merezca mucho pero el caso es que estoy de vacacione a orillas del Mediterráneo, más concretamente en Oropesa del Mar. Hace más de 12 años que mi hijo y yo pasamos unos días en este pueblo de la costa que dicho sea de paso nos gusta mucho.
La playa está muy bien cuidada, no hay aglomeración, bueno hasta ahora pues ya están viniendo muchos ingleses ya que hay el festival del FIB, ( Festival Internacional de Benicasin ) de gente joven en Benicasin y según nos han dicho en el hotel que van a venir muchos más.
Ya contaré más cosas pues solo llevo dos días aquí.
Aunque ya digo que está todo muy tranquiló y formal, siempre hay excepciones. Siguen levantándose muchos a las 6 de a mañana para colocar su sombrilla en primera fila, luego se marchan a casa a desayunar e incluso a dormir otra vez.
Siempre hay alguna peleílla. Hoy sin ir más lejos, una persona ha empezado a discutir con una señorita que tenía a lado. Él, un señor mayor le ha recriminado porque le quitaba la sombra, la señorita ha icho que ella había llegado y daba el sol. El señor vuelve a decir que la sombra es de su sombrilla.
El uno que si, la otra que no. El caso es que han empezado a discutir y el señor mayor (que no tenía razón), de los nervios, le ha dado un paro cardiaco. La gente chillaba asustada. La familia además de encararse con la citada señorita no sabía que hacer.
Bueno, el caso es que han llamado al socorrista, este a la policía y estos a la ambulancia. Ha llegado rápidamente, pero como no podía entrar en la arena, han llegado los camilleros y se han llevado al susodicho. (Más tarde nos han dicho que se ha recuperado en el hospital de Castellón de la Plana)
Después de este suceso y como ya eran las 7 de la tarde, hemos cogido las toallas y el cesto y nos hemos ido al hotel con un poco de mal gusto por tal suceso.
Mi hijo ha cogido una bicicleta de alquiler y se ha ido a hacer la ruta Oropesa-Benicasin. Yo me he ido a misa, a una iglesia que hay cerca de la playa que está al aire libre.
Por supuesto que más tarde ha venido la hora de la cena, la música playera y los consabidos helados de los que no nos privamos en vacaciones, aunque engorden, después al hotel porque tengo los pies hechos "fosfatina".

lunes, 3 de julio de 2017

Va de perros

El perro atado:
En un lujoso palacio vivía un señor que cada día salía a pasear por sus propiedades. En esas caminatas siempre iba acompañado de su perro, un animal corpulento y fiero, una viva imagen de su propietario.
 Dadas estas características, en todo momento lo llevaba atado con una correa. Y es que cada vez que el animal se encontraba de frente con otro, empezaba a tirar con fuerza con la intención de atacarlo. En esas ocasiones, el señor sabía cómo calmarlo, hablándole con suavidad y acariciándolo.
Pero un día el hombre decidió encargarle a un nuevo criado que pasease a su mascota. Como este no estaba advertido del comportamiento del animal, no tomó ninguna precaución y, cuando se cruzaron con otro hombre que paseaba a su perro, el fiero can le arrastró y se escapó.
 En cuanto el animal vio que estaba suelto hizo un amago de atacar, pero titubeó: "¿Y si ese perrillo, al que podría matar de un mordisco, me muerde y me causa una herida? Lo dejaré estar por hoy", pensó. Y desde aquél día el animal se acostumbró a pasear suelto sin atacar a nadie y, de paso, enseñó a su dueño la forma más sabia de gobernar:
A menudo se consigue mucho más dando libertad a la gente que imponiendo estrictas reglas.

Yo estaba tan ricamente escribiendo mi entrada, cuando oigo zafarrancho, voces, gritos y todo lo que había que oír, todo ello en mi mismísimo portal.
Claro está, como cualquier cotilla que se precie, he dejado el ordenador y rauda como una centella he abierto la puerta (vivo en un bajo). Miro el ambiente y me percato de que hay doscientos perros peleándose...bueno, menos perros, solo eran tres.
El perro de mi vecina del bajo, el perro de mi vecina del segundo y otro perro que no se de quien era, el caso es que también chillaba lo suyo.
Cuando veo un poco de calma y las dos vecinas (echándose en cara cual de los perros tenía la culpa), una sube hacia arriba y otra se queda abajo.
 La pobre estaba muy sofocada y no es para menos. Ella tiene una perrita pequeñita, de tamaño, que de gritos gritaba igual que los grandes.
Todo viene porque las madres somos demasiado buenas con los hijos, (no es mi caso, yo no tengo animales).
El caso es que mi vecina además de la perrita tiene un gatazo por gusto de la niña. El niño se ha casado, pero como trabajan los dos le han traído a la mamá un dálmata más grande que yo...la pobre después del trabajo saca a la perrita, después al dálmata y da de comer al gato, a los hijos al marido y algunas veces a los invitados que le traen los niños, incluida la nuera.
Estaba tan apurada que yo quería darle una tila pero me ha dicho que no, que quería un buen café. La he hecho pasar a casa y para "animarla" mientras se lo tomaba, le he contado esta "linda" historia...sin animo de asustar a nadie, os la cuento:

Cuenta la leyenda que había una chica muy amable que un día se encontró a un perrito en la calle, ella se encariño al instante con el animal y se lo llevó a su casa.
 El perrito vivió un tiempo en la casa de la chica aunque a la madre de ella no le gustaba, pero todos vivieron en paz, hasta que un día la joven se fue el fin de semana a un campamento.
 En ese tiempo la madre aprovechó para acabar con la vida del perro y deshacerse del cuerpo. Cuando la joven volvió preguntó a su madre donde estaba el perro, la madre dijo que no sabía, pero desde ese día comenzó a escuchar ladridos debajo de su cama todas las noches, hasta que un día no soportó más la situación y se quitó la vida.
 Dejó una nota a su hija contando lo que había hecho y confesando que el fantasma del perro no la dejaría en paz..

Cuando he terminado de contar mi historia, con muchos aspavientos y muy trágicamente, la pobre de mi vecina Eloísa me ha dicho muerta de miedo: ¡¡¡Es usted única animando!!! Yo jamás haría una cosa así.
Siempre me habla de usted, por más veces que le he repetido que me tutee, no hay modo. Dice que le causo respeto.
Es una chica estupenda, seguro que seguirá sacando a los perros de paseo, dando de comer al gato, hacer un montón de comidas (cada uno come una cosa), y es que, hay personas que son demasiado buenas.




                       EL PERRITO FANTASMA    (¿no es precioso?)

lunes, 26 de junio de 2017

El cuadro del niño llorón





Un hombre compró un cuadro que representaba a un niño llorando, se quedó tan prendado de él que no dudó, gastando sus ahorros, llevarlo a casa.
   En el lienzo podía observarse el rostro de un niño llorando con una expresividad casi única. Sin conocer su historia se podía intuir el gran sufrimiento que había padecido el pequeño, un llanto que el artista había captado con tal realismo que solo mirarlo le imbuía una gran tristeza.
   En el lienzo podía leerse la firma de un tal Giovanni Bragolin.
   Cuando llegó a casa lo colocó en un lugar preferente, lo colocó en la habitación donde dormía. Al día siguiente acudiría a la biblioteca a buscar información tal vez el lienzo era más caro de lo que él pensaba.
   Al finalizar el día, el hombre se acercó de nuevo al cuadro del niño llorando, se quedó mirándolo durante varios minutos, observando con detalle su compungido gesto. Trató de imaginar que pudo hacer llorar al niño: el hambre, un castigo, tal ver la muerte de sus padres. El llanto era desconsolado pero a la vez mostraba una profunda tristeza y miedo a quedarse solo. Sí, eso debía ser, era algún huérfano de los miles que había dejado la guerra.
   Nuestro hombre se acostó en la cama mirando hacia el niño. Estaba agotado así que no tardó mucho en dormirse.
   De madrugada un leve quejido le despertó, era indudablemente el llanto de un niño, la oscuridad no le permitía ver con claridad, pero sin duda el sonido provenía del cuadro. Se levantó y pudo ver como de los ojos del niño parecían brotar lágrimas reales que goteaban hasta el suelo y habían formado un pequeño charco. Impresionado, se quedó mirando fijamente a los ojos del pequeño cuando...¡Sintió que se movían levemente para mirarle directamente.
   Se pegó tal susto que casi se cae de espaldas. Los ojos del pequeño se clavaban sobre los suyos y su gesto triste estaba enfurecido. De repente el marco del cuadro empezó a arder con una llamas tan intensas que rápidamente envolvieron la habitación...
   Héctor, que así se llama nuestro hombre, se despertó totalmente empapado en sudor, todo había sido una pesadilla, miró el cuadro y no percibió nada extraño, el niño seguía igual y no había ningún fuego a punto de devorarlo. Trató de conciliar nuevamente el sueño, pero le resultaba difícil, así que decidió ir a beber un poco de agua. Al pasar cerca del cuadro casi se cae al suelo cuando resbalo sobre un pequeño charco que había justo debajo y era idéntico al del sueño. Miró a ver si era por una gotera o alguna tubería rota, todo estaba en orden, pues ni había llovido ni tampoco se había roto ninguna tubería.
   Al llegar la mañana, se fue a la biblioteca a buscar información, no tuvo éxito, pero el estilo del artista le resultaba familiar. Tras cenar algo en una taberna de mala muerte bajo su casa, Héctor subió a su apartamento y entró en su dormitorio...
   En el suelo estaba el cuadro que parecía haberse caído y se desvistió para dormir. Pasados unos minutos, el cansancio de no haber pegado ojo la noche anterior le pasó factura y cayó en un profundo sueño.
Exactamente a la misma hora que la noche anterior un llanto lo despertó, el hombre se levantó y, como la noche anterior, pudo verificar que las lagrimas del niño salían del cuadro y mojaban el suelo.    El niño se giró y fijó sus ojos en los suyos. Héctor se quedó buscando una explicación en el interior de los ojos del chiquillo y...pudo ver lo que temía.
   Pudo ver la estampa de un orfanato italiano en la que se agolpaban decenas de niños que habían perdido a sus padres, entre todos ellos pudo ver al niño de su cuadro, llorando en una esquina de forma desconsolada. Un hombre vestido con el típico uniforme de las Camisas Negras (fascistas italianos) le retrataba sin dejar de insultarle y golpearle con sus duras botas militares cada vez que cesaba el llanto. Había algo malvado en aquel hombre pues, como si estuviera poseído, pintaba a gran velocidad y sonreía con una grotesca mueca cuando veía llorar al pequeño.
   La siguiente imagen que le vino a la mente fue la del cuadro en uno de los pasillos del orfanato.         Cuando los niños estaban durmiendo el cuadro tomó vida como en sus sueños y una bocanada de llamas comenzó a brotar del marco del cuadro, misteriosamente sin dañar el lienzo.
El fuego se propagó cerrando la única vía de escape de decenas de niños huérfanos que gritaban de dolor cuando las llamas comenzaron a quemar sus pequeños cuerpecitos. El niño del cuadro asistió muerto de miedo, desde una esquina de la habitación, como el resto de sus compañeros ardían uno por uno. Hasta que finalmente el mismo niño ardió profiriendo horribles gritos de dolor durante más de dos minutos.
   De nuevo la imagen cambió y pudo ver el orfanato devastado por las llamas, sobre los restos humeantes había un objeto que parecía no haber sufrido las inclemencias de las altas temperaturas, un lienzo parcialmente enrollado en el que podía verse el rostro lloroso del niño que había muerto esa misma noche junto a sus 26 compañeros.
   El hombre vestido con el uniforme fascista caminó sobre las ascuas del orfanato como si el calor no le afectara y recogió su obra.
   Héctor saltó hacia atrás sobre la cama con la mala fortuna que se golpeo la cabeza, el golpe pareció despertarlo de su pesadilla, ya que al mirar al cuadro este mostraba su aspecto normal, el de un niño llorando desconsoladamente.
Pero sabía que no había sido un sueño, un pequeño charco bajo el cuadro delataba que lo que había vivido era real...

Mi sentimiento y dolor a todos los niños, mujeres y hombres que han muerto en los incendios de hace unos días. Unos en Londres, otros en Portugal y...mi admiración y aplauso a esos maravillosos bomberos de unos y otro lugar pero muy especialmente a los de Portugal que, exhaustos de cansancio se tiraron a descansar en medio de la calle.
Ya nos ha llegado a nosotros también pues lo tenemos muy cerca de Doñana, el pulmón de Europa y que según parece ha sido una mano criminal quien lo ha provocado.

Quiero saludar a una encantadora amiga argentina que vive en Australia y que me manda los comentarios a través de Messenger, gracias Zulma.



lunes, 19 de junio de 2017

La realeza también sufre

Aquí no se salva nadie de reír, llorar, sufrir, padecer y algunas veces huir:
   En estas fechas hay varios soberanos que cumplen años ( claro no voy a ser yo sola quien se hace mayor). El día 16 de junio, el rey Simeón de Bulgaria ha cumplido 80 años. Algunos diréis que nada os importa a vosotros si este señor cumple años o no. Pues bien, ocurre que para mí, es uno de los personajes que más ha sufrido en nuestra reciente historia, os cuento:
   Este señor vive en Madrid desde el año 1951 cuando, en compañía de su madre, la reina Juana de Saboya y su hermana María Luisa, llegaron a España acogidos por Franco.
   Habían sufrido un largo y penoso exilio por Estambul y Alejandría. Simeón solo tenía 6 años cuando su padre, el rey Boris, murió envenenado por Hitler, con quien se había entrevistado unas horas antes, el 28 de agosto de 1943.
   Tres años después, un falso referéndum puso fin a la monarquía.
   Estudió Derecho y por supuesto se codeo con toda la aristocracia española y muy concretamente con la madrileña.
   Entre el grupo de jóvenes aristócratas, estaba una linda muchacha llamada Margarita Gómez Acebo, huérfana de padre y madre. Sus padres y su abuela fueron asesinados en 1936, al comienzo de la guerra civil, por los comunistas, cuando ella tenía solo 1 añito.
   A mí, aunque a algunos les pese, me caen muy bien aunque sean reyes, marqueses o como decía don Paco Martínez Soria, "Dinamarqueses".
   Resulta que estando yo haciendo el Servicio Social, que solo lo hacían las niñas de papá para tenerlas entretenidas y las estudiantes, que nos lo exigían. Tuve por compañeras a varias jóvenes de la alta sociedad, yo por supuesto era de la más baja ya que mi padre era Policía, pero los de ellas eran, de Ministros para arriba. Pero no sé por qué, todas ellas me tenían en gran estima. Y nadie se dio cuenta de mi condición mas humilde.
   Esto duró seis meses, estábamos en un taller que hacían bordado de Lagartera. Había unas buenas maestras pues luego el producto se vendía a tiendas especializadas. Esto me vino muy bien, pues luego me hice unas bonitas mantelerías para mi ajuar y que aún conservo.
   Yo en esos momentos estaba haciendo oposiciones para Telefónica. donde me exigían el certificado del Servicio Social. Saqué plaza y tenía que irme a Barcelona, eso si, con más sueldo que las de Madrid, pero mi señora madre, que era la que llevaba los pantalones en casa, dijo que de eso nada, que una jovencita de 18 años no iba a vivir sola tan lejos...bueno y más cosas dijo. El caso es que después de tanto estudio y sacrificio, me quede, no a la Luna de Valencia, sino al Sol de Madrid.
   Como iba diciendo, mis compañeras del Servicio Social eran intimas amigas de Margarita, la novia de Simeón, algunas fueron a la boda y ellas me tenían al corriente de tanto revuelo. Me encantaba cuando decían los vestidos que iban a llevar a la boda, quien las iba a acompañar, que peluquero las iba a peinar. Yo me miraba mi larga cola de caballo peinada por mí y pensaba. ¿ Donde la metería yo en caso de ponerme un sombrero?.
   Por supuesto que la boda la vi por los periódicos, me enteré de como iba vestida. También, que Margarita el día de su boda llevaba prendida en el vestido la Medalla de Sufrimientos por la Patria en recuerdo a sus padres.
   Creo que tuvieron cuatro hijos varones y una hija, esta, está casada con el aventurero Kitín Muñoz, bueno no es que lo crea, es que lo sé porque los periódicos me los leo todos. También, que uno de sus hijos,  Kardam, falleció en un accidente de automóvil.
   Al pasar los años, el Gobierno de su País le devolvió sus propiedades.

De lo que leo, oigo y veo, creo que en todos los países son igual de "majos" los gobernantes, diputados  o como los llamemos. Esto que cuento ahora ya lo hice antes, pero como tengo nuevos seguidores que están "muy contentos" con sus Jefes de Estado o mandatarios, ahí va eso:

Un hombre, al pasar frente al Congreso de los Diputados de Madrid, escucha un tremendo griterío que salía de la sala. Vamos que hasta los Leones de la puerta temblaban.
   Ladrón, mentiroso, comisionista, difamador, chorizo, sinvergüenza, flojo de mierda, imbécil, timador, cabrón, corrupto, vendido, golfo, aprovechado, cara dura, falso, chupón, inútil, pesetero, estafador, vago de mierda, saqueador, gilipollas, bobo, oportunista, embaucador, tramposo, hijo de la gran puta,...etc.
   El hombre asustado le pregunta al guardia de la entrada:
   -Señor, ¿Qué pasa dentro? ¿se están pegando?
   -No, responde el guardia. ¡¡¡Yo creo que están pasando lista!!!


     Sin comentarios...¿O si?



lunes, 12 de junio de 2017

Lágrimas y sonrisas

Hoy es el último día de festejos que se han celebrado en Coslada. Como tantos años no me puedo resistir a contar como se han desarrollado dichas fiestas. Yo he  participado en poco pues soy un poco rara o quizá sean los años, el caso es que mis fiestas se reducen a, lo que más me gusta, los fuegos artificiales y la fiesta religiosa, pues bien, los fuegos los vi desde la azotea del edificio yo solita acompañada por mi hijo.
Hace años todos los vecinos nos reuníamos en el jardín, pero ahora, los "niños" se han hecho mayores, se han casado, han tenido muchos niños y, lógicamente, se van al recinto ferial con los críos y sus señoras esposas.
Como es lógico mi hijo después se marchó con sus amigos y yo me baje a mi casita. Me puse un película, di una vuelta por el ordenador y terminé leyendo en mi camita tan a gusto.

Todo esto se puede catalogar de sonrisas y jolgorio, ahora van las lagrimas para el que sea como yo, que se emociona con cualquier cosa. Bueno, no con cualquier cosa, sino con cosas emocionantes. Y así fue como me emocioné.
Como era la fiesta en honor de la Virgen del Amor Hermoso, lógicamente había que ir a la misa mayor, como todos los años. Me puse bien guapita, cogí mi bastón y mi sombrero. Uno para la caminata que tenía por delante y el otro, para protegerme del Sol que ayer era de justicia, 40º grados, durante todo el recorrido.
Todos los años han hecho una misa concelebrada por todos los sacerdotes de la parroquia principal de Coslada. También había muchos monaguillos, unas veces ha venido el señor Obispo y otras ha mandado al Vicario y al secretario. Por supuesto que el párroco anterior, Don Arturo era el que llevaba la voz cantante. El caso es que la iglesia estaba siempre a rebosar.
Este año, he aquí mi pena y mis lágrimas, solo estaba el nuevo párroco acompañado por un monaguillo. No se donde estarán los demás curas de la parroquia. Don Arturo si se donde está...
Las autoridades, como siempre, solo estaba la oposición, que son del PP. Los otros brillan por su ausencia. Yo me pregunto. ¿Los demás no podían hacer un sacrificio y acompañar al pueblo? (Para pedir el voto si están los primeros).
Cuando terminó la misa, empezó la procesión. Salió el cura, esta vez sin el monaguillo. Solito. ¡¡Que pena me dio!!
Menos mal que ni las autoridades, ni nosotros le dejamos solo.
Como todos los años (antes lo hacían las peñas taurinas, pero ahora no hay toros y  han tomado el relevo una Charanga), pues bien, al llegar a cierto lugar, esperaban a la Virgen cuatro chicas, muy guapas, que cogieron las andas y la llevaron donde las estaba esperando una magnifica banda de música. Aquí, a los acordes de la Salve Rociera y meciendo a la Virgen, fue cuando se nos hizo un nudo en la garganta y las lágrimas afloraron a muchos ojos, vi a un hombre cuarentón que lloraba a mi lado.
Seguimos caminando por las calles del recorrido. Cada vez que yo veía a un solo sacerdote, la mitad de las autoridades del Ayuntamiento y la gente que se iba "perdiendo" por el camino, me daba congoja.
Entonces me acordé más de Don Arturo, estuvo más de 40 años al frente de esta parroquia. Siempre rodeado de niños, jóvenes y menos jóvenes y ya no pude más.  Me calé más el sombrero y con las gafas de sol creo que no vieron mi llanto. (Creo que ya sabéis que después de la paliza que le dio un maleante, está en una residencia).
Cuando de vuelta llegamos a la iglesia, creo que íbamos unas veinte personas acompañando a Nuestra Señora La Virgen del Amor Hermoso.
Mientras entraba en la iglesia al compas del Himno Nacional interpretado por una magnifica orquesta de trompetas y tambores, en silencio, dije. "Hasta el año que viene, si Dios quiere"



Antes de entrar en la iglesia, nos obsequiaron con un bonito abanico por si teníamos calor. Como veréis, aunque es de cartón, lo mejora la imagen de la Virgen.

Voy a poner un chiste para reírnos un poco. (Que falta nos hace)

Venancia dice a su amiga. ¡Ya se porque estoy engordando, es el Shampoo! Hoy me di cuenta de que en el envase dice " para dar cuerpo y volumen" así que desde hoy voy a bañarme con lavaplatos, que dice. "Disuelve la grasa, hasta la más difícil".

-Carmen estás enferma? Te lo pregunto porque  he visto salir a un médico de tu casa esta mañana.
-Mira vieja sapa, ayer por la mañana vi salir a un militar de la tuya y no estamos en guerra ¿Verdad?

Una señora va a sacar el pasaporte. El funcionario de turno le pregunta.
-¿Cuantos hijos tiene, señora?
-Diez.
-¡Como se llaman?
-Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo.
-¿Todos se llaman Bernardo? -¿Y como hace para llamarlos cuando, por ejemplo, están jugando todos fuera?
-Muy simple, grito Bernardo y todos entran.
-¿Y si quieren que vengan a comer?
-Igual. Grito Bernardo y todos se sientan a comer.
-Pero si usted quiere hablar con uno en particular. ¿Como lo hace?
-Ah,¡ En ese caso, lo llamo por su apellido.






lunes, 5 de junio de 2017

En Egipto y en España

Ocurrió en Egipto y también en España. No igual, pero parecido:
Un egipcio árabe musulmán mato a su esposa porque la encontró leyendo el evangelio, la sepultó en una cripta (como se hace en Egipto). No contento con esto, también sepultó en la cripta a su bebé recién nacido y a su hija de 8 años, "vivos".
Dijo a la policía que un ladrón asesinó a su familia y que los sepultó porque pasaron varios días y se estaban descomponiendo.
Quince días después de lo sucedido, un tío, pariente de él, falleció de causas naturales y la familia procedió a sepultarlo en la cripta del musulmán. Tuvieron que abrirla para sepultar el cuerpo, cuando descubrieron a la niña y al bebé...¡Y estaban vivos!
Todo el país estaba en shock y el hombre será ejecutado según las leyes musulmanas egipcias.
La policía preguntó a la niña ¿Como hizo para sobrevivir 15 días encerrada y con su hermanita bebé?
Ella respondió muy naturalmente:
"Un hombre que usaba ropas brillantes y tenía heridas en las manos, venía todos los días para alimentarme y siempre despertaba a mi mamá para que le diera el pecho a mi hermanita".
La niña fue entrevistada por una conocida periodista de una tv. nacional egipcia, que tenía el rostro cubierto por un chador según la costumbre musulmana.
La niña dijo esto en la tv.
"Fue el Jesús que me contaba mi mamá quien vino a cuidarnos, ahora se que  Él hace cosas así, mi mamá me lo contaba, las heridas que Él tenía en las manos eran iguales que las que mi mamá me contó que le hicieron cuando lo crucificaron, pero está vivo, yo lo vi y me salvó a mi y a mi hermanita".
Quedó claro para todo Egipto que esta niña no podía inventar esa historia y que vivieron un milagro verdadero.
Los lideres musulmanes tendrán un trabajo dificultoso para explicar esta historia.

Este caso se vio en la CNN News, una noticia desde Egipto. Y como veréis, no hace mucho que ha ocurrido ya que tenemos a la tv. de testigo.

Aquí en España también tenemos a muchos "angelitos padres"
Hace unos días (seguro que lo sabéis, pues ha salido en prensa y tv.), un "papá muy majo" asfixió a un lindo bebé de 6 meses y le dio tal paliza a la madre que todavía está en el hospital.

No hará más de dos semanas que, un maltratador, asesino y desalmado, mató a su propio hijo de 11 años, solamente por hacer sufrir a su exesposa, seguro que lo ha conseguido, hemos sufrido todos, ¡Cuanto no estará sufriendo esa madre!.

No nos podemos olvidar al pedazo de...lo que sea, cada uno poner un calificativo. Me refiero al maltratador y asesino que no solamente se conformó con asesinar a sus niños, sino que los quemó en su propio jardín.
Este caso me costó mucho creerlo, todos los días cuando salía por tv. el abogado que tan bien lo defendía, yo me decía:
"El hombre tiene razón, no es posible que haya hecho eso que dicen, seguro que se los han raptado", yo sola me conformaba y tardé mucho días en creerlo. Ahora después del tiempo que ha pasado, si lo creo.

También hace unos días encontraros a un chaval de 13 años en un bosque, por suerte vivo, se había hecho un cobertizo y estaba escondido en él, pues estaba huyendo de su querido "papá".
¿Es que no tienen sentimientos algunos hombres?
...dejémoslo aquí.

No voy a seguir pues va a parecer que estoy haciendo una crónica de sucesos y a lo peor alguien no va a dormir esta noche.

lunes, 29 de mayo de 2017

Dos mujeres

Quiero hacer un homenaje a las mujeres y voy a empezar hoy mismo. La primera de hoy es una mujer de carrera, inteligente, trabajadora, estudiosa, y...bueno voy a contar lo que hizo:
Esta mujer que se llamaba Virginia Apgar, inventó el test que lleva su nombre y que redujo la mortalidad infantil. Curiosamente no tuvo hijos.
Cada minuto nacen en el mundo 253 bebés y, aquellos que lo hacen en un centro médico, antes casi de abrir los ojos, pasan la primera prueba de su vida para detectar de manera temprana cualquier problema que pudiera poner en riesgo su salud y que fue inventado en 1953 por una mujer: el test Apgar.
"Ningún recién nacido va a dejar de respirar en mi presencia".
Esto lo dijo en una época en que la mortalidad infantil en EEUU era superior a la de Europa. La llegaron a llamar, "El ángel de los neonatos".
Su biografía es muy extensa, pero como ya he contado lo principal, voy con la otra mujer:
Esta era mi tía Crisantas.
A ella le voy a dedicar más tiempo porque también se lo merece. No tenía ni carrera universitaria ni siquiera sabía leer. Su padre, mi abuelo, al no tuve el placer de conocer, decía que las mujeres no tenían que saber leer. Opinión de muchos hombres de aquella época.
Mi tía Crisantas era una encantadora mujer. Vivió casi toda su vida en Campo de Criptana (Ciudad Real), su esposo era el molinero de dicho pueblo y a ella le llamaban, la molinera.
Como era hermana de mi madre la visitábamos de vez en cuando. Una de esas veces tuve la suerte de vez el molino en acción. No os podéis imaginar la hermosura de ver aquellas cuatro aspas dando vueltas a la velocidad del viento, que por cierto era muy fuerte aquella noche, y el ruido que hacían, Todavía lo siento si cierro los ojos.
Con el paso del tiempo los molinos dejaron de trabajar y...mis tíos también.
El molino lo heredó mi tío de su padre que a la vez lo había heredado de su abuelo. Cuando dejaron de moler, no sabía que hacer y todos los días seguía subiendo al cerro a ver su molino. Se sentaba a su sombra y allí acudían muchos de los mayores del pueblo a pasar las mañanas y las tardes.
Un día el Ayuntamiento le propuso que dejara visitar el molino a los turistas y él aceptó. Para que todo estuviese perfecto el Ayuntamiento le compró un traje como los de los guardas forestales...¡¡¡Que guapo estaba mi tío!!! ...Bueno, guapo, guapo la verdad es que no lo había sido nunca, pero mi tía no se cansaba de mirarlo con una gran sonrisa en los labios.
A finales de los años sesenta o principio de los setenta, siendo Ministro de Información y Turismo don Manuel Fraga Iribarne, a las autoridades se les ocurrió (para matar el tiempo), ir a visitar los molinos de Campo de Criptana.
Para acompañar a un ministro iba mucha gente. Además del señor Fraga, iba el Gobernador de Ciudad Real con todo su séquito. El Ministro con todo su séquito. No iban a ser menos los del pueblo, así que iba el Alcalde...con todo su séquito. En fin, una enorme comitiva.
Como se presentaron de improviso a las autoridades del pueblo no les dio tiempo de preparar nada y mucho menos de avisar a mi tío. ¡Lo pillaron con sus pantalones de pana, su camisa de rayas, un palillo en las comisuras de los labios y su sombrero de paja!
Él, ni se inmutó, cuando llegó la comitiva a la que ya se había unido la mitad del pueblo, hicieron las presentaciones, mi tío, dirigiéndose al Ministro, le dijo:
-Señor, tengo un traje muy bonito y nuevo en el baúl, pero no me lo pongo para no estropearlo.
Todos se sonrieron...menos el Alcalde.
Les enseñó con orgullo su molino "El Burleta" y luego fueron visitando los demás.
Aquí, entra mi tía:
Como los molinos estaban situados en alto y un poco alejados del pueblo, aunque no mucho, uno de los secretarios del Gobernador le dijo a la tía Crisantas:
-¿Por aquí hay muchos ladrones, verdad?
Ella le contesta:
-No señor, ya no hay ladrones aquí, ahora están todos en el Ayuntamiento con la "FILOGRÁFICA".
El buen hombre, creyendo que había oído mal, le volvió a preguntar:
-¿Con que ha dicho señora?
Ella muy seria y muy digna, le volvió a repetir lo que el hombre quería oír.
-Le he dicho, que ahora están todos en el Ayuntamiento con la "Filográfica!
Los que la oyeron, sonrieron prudentemente. Pero este hombre y durante todo el tiempo que duró la visita, no paró de decirle que repitiera la palabreja, seguro que la quería memorizar.
Cuando me contaron mis primos esta anécdota, no paramos de reír, mi tía seguía en sus trece diciendo la palabra...Filográfica...
No había modo de enseñarle a decir...Estilográfica.

Dos mujeres. Una estudiosa, inventora y mundialmente conocida. La otra. Una mujer de la Mancha, analfabeta, trabajadora y cargada de hijos. Pero para mí las dos son iguales, cada una en su saber.

lunes, 22 de mayo de 2017

De todo un poco

Esto va a parecer una entrada de mercadillo. Y eso que no suelo visitarlos, pero como tengo muchas cosas que contar lo haré por partes.
Una de las partes empieza el sábado cuando me invitaron a pasar el día mis amigos Juan y María, estos son el Psicólogo que tanto me enseña y su esposa. Era una reunión más bien de jóvenes cuarentones pero estábamos algunas mamás de dichos cuarentones. Después de hacer las presentaciones, comer, bien comidos y esperando el café, no se le ocurre al Psicólogo otra cosa que poner atentos a todo los amigos para que yo les contara aquellas horas nocturnas que pasamos mi hijo y yo cuando una maldita rata entró en casa. No me hice de rogar. Lo conté a mi estilo y exagerando todo lo que pude. No os extrañéis si os digo que más de uno se revolcaba de risa. Cuando terminé con mi perorata y aprovechando que no se iba a negar, le pedí que me diera una de esas clases tan magistrales que el sabe y que hoy pensaba yo poner en mi blog para distraer a mis amigos un poco. Lo hizo. Y pude tomar apuntes de estos dos relatos:

CATÁSTROFES QUE NO LO SON.

En una pequeña aldea vivía un sabio. Un día, el suelo apareció plagado de gallinas muertas. Entonces los aldeanos fueron en comitiva a preguntarle la razón de ese extraño fenómeno. " ¿Qué cree usted que es esto, una maldición?". A lo que él respondió: No os alarméis. No puedo deciros por qué, pero es por vuestro bien".
Los vecinos se marcharon algo disgustados con esa misteriosa respuesta, pensando que el hombre que tanto admiraban estaba perdiendo la razón. Pero, para su sorpresa, al día siguiente todos los perros cayeron desplomados. Y de nuevo se encaminaron hasta la casa del sabio, que volvió a tranquilizarlos asegurándoles que, aunque costara creerlo, esto también era para bien de todos. La misma escena se repitió al tercer día, cuando se apagaron todos los fuegos.
Pero lo peor estaba por suceder. Días después, una banda de asesinos llegó al pueblo y todos los habitantes se ocultaron temiendo por sus vidas. Pero el jefe de los malhechores dijo:
"No hay gallinas, ni perros. No sale humo de las chimeneas. Vámonos, aquí no hay nadie".
A veces suceden cosas que interpretamos como una catástrofe pero, tras una gran pérdida, la vida también te puede traer cosas buenas que no esperabas.

EL CIELO Y EL INFIERNO.

Erase una vez un fiero samurái que había oído hablar del Cielo y el Infierno, pero que no entendía muy bien qué era eso. Por ello, uno de sus colegas le recomendó que fuera a visitar a un monje que vivía en una cabaña en la montaña. Este hombre, con fama de sabio, aclararía sus dudas.
Cuando llegó al lugar, el samurái pateo la puerta y entró bruscamente en el humilde hogar, mientras el ermitaño estaba sentado en el suelo haciendo caligrafía. Sin siquiera presentarse, el guerrero le soltó:
" A ver, decidme cuál es la diferencia entre el Cielo y el Infierno".
  Como el monje seguía sin hacerle caso, el samurái insistió en la demanda, recibiendo esta contestación:
"Te escuché, pero no tiene sentido contestarte porque eres demasiado tonto para conocerlo".
Esta respuesta le enfadó tanto que sacó la espada amenazándole. En ese momento, el monje miró hacia arriba, sonrió y le dijo:
"Eso es el Infierno".
Y el samurái, comprendiendo que su vida era un constante enfado, dejó caer la espada y se dirigió al buen hombre, esta vez con sumo respeto, para decirle:
"Gracias por exponer tu vida para abrirme los ojos". A lo que el humilde hombre respondió:
"Eso es el Cielo". Porque el Cielo y el infierno no están tras la muerte, sino que son como uno vive.

Después de varias clases, que yo anoté, para contaros otro día, empezaron a contar chistes...de suegras. La verdad es que tenían su gracia y también apunte alguno:

-Pepe, te veo muy preocupado.
-Es que por poco atropello a mi suegra.
-Te fallaron los frenos?
-No, no, el acelerador.

Dos novios en la feria.-Mariano me llevas a subir a la noria?
-Mejor vamos a ver a tu madre, que marea lo mismo y es gratis.

La suegra a su hija.-Ayer tu marido vino tan borracho que se confundió de habitación, se metió en la mía y me hizo el amor.
-Y tu no dijiste nada????
-Ya sabes que no me hablo con el.

....Y siguieron así hasta las tantas...Ya contaré alguno otro día, no quiero cansaros.

lunes, 15 de mayo de 2017

Ni toros, ni rosquillas

Estamos en plenas fiestas de San Isidro patrono de Madrid. No se pueden aguantar tantas fiestas y comilonas, sin dejar atrás...los toros.
Hace ya mucho tiempo que no voy a los toros, ya casi ni me acuerdo de como va la cosa. Pero hoy, aunque solo sea por "chinchar", le he dicho a mi hijo que quería ir a los toros. Me ha contestado.
-Si, a los de Carabanchel.
Ya sabéis, como dice la canción de "la Casta y la Susana". Claro como el es animalista y anti taurino, no puede ver que hagan sufrir a un animal pues claramente me ha dicho que no. Ya os acordaréis de aquel día que os conté, cuando entro una rata en casa y lloro mientras le daba escobazos para que saliera a la calle. Por supuesto que no la mato aunque yo le decía, ¡mátala, mátala! claro que yo estaba subida a una silla, por si acaso.
Bueno el caso es que me he quedado sin toros. Os confieso que no me apetece nada ver una corrida, quizá es porque me he vuelto más sensible con la edad.
Como he visto la cosa un poco turbia he subido a casa de mi vecina Ana a preguntarle si iba a ir a la procesión, me ha dicho que no tenía nada pensado pero que si quería nos íbamos las dos. No me he hecho de rogar y hemos quedado para las dos juntitas irnos a ver al Santo.
Mientras íbamos en el tren hacia la Puerta del Sol para coger buen sitio para ver todo bien, le he contado varias anécdotas que ya he contado otros años y hoy no me he querido repetir.
Se ha reído mucho cuando le he contado que, allá por los años cuarenta, que teníamos una gran sequía, decidieron las autoridades civiles y eclesiásticas sacar a San Isidro en procesión a ver si llovía, pues estabamos en el mes de junio y no había caído ni una gota.
Fueron gentes de todos los barrios de Madrid y pueblos de alrededor, que hoy se dice...La comunidad de Madrid.
El caso es que todo el mundo rezaba, cantaba, mal, pero cantaba. Ese día también estaba yo junto con todos mis hermanitos. Digo hermanitos, porque yo soy la mayor y no tendía más de 11 años, detrás de mi iban 5, después siguieron llegando hermanitos.
Como iba diciendo, las gentes de Madrid y los que vinieron de fuera, cantaban y cantaban. Yo no se si sería porque lo hacían muy "requetemal"  o porque el bueno de San Isidro se canso de tanto canto y tanto rezo, cuando nunca lo visitaban estando siempre en su hermosa Colegiata. El caso es que empezó a caer tal tromba de agua que la gente no sabía que hacer.
El primero que salió hacia los soportales de la plaza fue el señor Alcalde, entonces era el Conde de Mayalde, por supuesto que le siguieron todos los demás, pero no quedó ahí la cosa, tanto corrieron a refugiarse de la lluvia, que dejaron solo al Santo en medio de la hermosa plaza Mayor de Madrid.
Mientras le contaba estas cosas a mi vecina y amiga, ya vemos aparecer la procesión: llegan unos señores vestidos a la usanza del siglo XVIII, la guardia Municipal con sus vistosos uniformes con plumero en el casco y todo, las autoridades eclesiásticas, pero...hoy, no aparecen las autoridades civiles igual que cuando yo era pequeña, ahora, todo ha cambiado y piensan de otra manera. Me ha dado pena.
Ya veíamos casi el fin del acto cuando Ana y yo, las dos a la vez, decimos: ¡Las rosquillas!
¡¡Como nos íbamos a ir sin probar las rosquillas del Santo!!
Como la pradera donde está el jolgorio nos pilla un poco lejos y las dos tenemos ya ...unos añitos. Decidimos comprar las rosquillas, ya sean tontas o listas, en la misma Plaza Mayor. Como dos fieras nos vamos hacia una tienda en la cual había cola para comprar. Nosotras, como dos hambrientas aligeramos el paso para no quedarnos sin ellas...entonces...Ana mete el tacón del zapato en una rejilla del alcantarillado y al echar el otro paso...cae al santo suelo.
Yo, que soy una escandalosa, pego un grito que se debió de oír en diez kilómetros a la redonda, La gente va enseguida a ayudarnos, Ana sigue en el suelo, el zapato metido en un agujero. Cuando la levantan tiene el traje lleno de barrillo y agua. ¡Está hecha una pena! Alguien llama al Samur que está muy cerca.
 Aparecen los sanitarios. No tiene heridas lo que tiene ella y yo  es un apuro que no nos tenemos. Le preguntan cosas, tales como si ve bien, si siente mareo, que donde le duele, que si patatín que si patatán.
Resumiendo...hemos aparecido en Coslada en una ambulancia y...sin rosquillas.
Esto es lo que les ha ocurrido a dos buenas "chicas" que quería ver la Procesión de San Isidro y comer las ricas rosquillitas.
 
 
Y estas son las riquísimas rosquillas que nos hemos perdido. ¿Os gustan?  Pues ya sabéis donde están,  en M A D R I D.
 
 
Aquí os esperamos. ¡Pero tened cuidado! Muchos de los que vienen...se quedan.

lunes, 8 de mayo de 2017

Una preciosa leyenda

Lo primero, felicidades a todas las madres aunque sea un día después. Yo también tuve ayer mi día y lógicamente estuve de celebración.
Lo pase muy bien en Toledo pues es ahí donde vamos muy a menudo por lo tanto, nos conocemos la ciudad igual o mejor que Madrid. Pero...Siempre hay algo que nos deja descolocados y fue que, estando en la ermita del Cristo de la Vega que me gusta verlo siempre que voy a Toledo, una señora muy amable, toledana ella, al verme tan interesada, me quiso contar la leyenda, yo le dije que me la sabía muy bien y que además la había puesto en mi blog. Entonces me dijo:
-¿Conoces la del Cristo de las aguas?
-¡No! Cuéntamela por favor. Y me la contó. La cual, casi me hizo llorar al final de dicha historia.

"Esta leyenda tiene como protagonistas a aquellos que diariamente trabajaban en el Tajo, y nos dice que un buen día, mientras todos estaba en su faena, vieron que llegaba flotando una caja de madera de tosca construcción.
Durante la segunda mitad del siglo XVI, muchos eran los pescadores que buscaban el sustento en las aguas del río, pescando para comer y para cambiar por otras viandas, también las mujeres pasaban largas horas en las orillas lavando la ropa. (Pobrecillas, si vieran nuestras lavadoras)
Eran tantos y variados los habitantes que utilizaban el Tajo para su vida diaria que multitud de leyendas han surgido en torno a este río.
Conocido era ya en la época los numerosos tesoros y riquezas que encierra Toledo en sus entrañas, y creyendo estos trabajadores que la caja que flotaba en el río podría haber escapado de los más recónditos subterráneos toledanos, rápidamente se acercaron a la orilla para intentar alcanzarla.
La sorpresa e intriga por la caja aumentó al momento de intentar tenerla, ya que cada vez que se acercaban a ella como si impulsada por misteriosa energía desconocida, se apartaba de ellos y se iba hacia la otra orilla.
Todos aquellos hombres y mujeres, ya preocupados al ver que ningún intento era posible ya que la caja parecía que cobraba vida incluso al moverse contracorriente y cambiar de orilla siempre huyendo de sus captores, decidieron que era el momento de dar conocimiento a las autoridades.
Llegaron los alguaciles y el Corregidor y decidieron que aquello era un hecho milagroso y no tardaron en avisar a las autoridades religiosas para que decidieran qué hacer con la misteriosa caja que huía con vida propia de sus captores.
Todos querían saber lo que contenía la caja, así que intentaron cogerla, pero cuando ya apenas la tenían cerca, esta se iba hacia la otra orilla y así estuvo bastante tiempo, hasta que por fin pudieron darle alcance.
Todos quieren ver el contenido de dicha caja, unos piensan que es un tesoro, otros temen que sean los duendes que tantas veces aparecen por la ciudad.
 Está el Obispo, el Dean catedralicio y el Cofrade Mayor de la Vera Cruz y todos los cofrades de Toledo.
Todos hablan y preguntan, cuando llega el turno del Cofrade Mayor de la Vera Cruz con sumo cuidado abren la tapa...
 Al abrir la caja descubren en su interior un crucifico de respetable tamaño, moreno y de larga melena, sobre el que aparece un papel escrito, que dice:
"Voy destinado para la Santa Vera Cruz de Toledo".
Toledanos allí congregados toman este hecho como un milagro. Entonces en procesión llevan la imagen hasta el convento del Carmen Calzado, donde permanece hasta 1810, año en que los franceses queman este convento, pasando entonces a la Iglesia de la Magdalena.
Es en aquel lugar donde sacaban a este Cristo en procesión rogando por el fin de las sequías y pestes.
De ahí el nombre de Cristo de las Aguas. (Aquí viene mi llanto)
Durante la fratricida Guerra Civil, la parroquia de la Magdalena fue destruida y con ella el Cristo de las Aguas.

He visto estampas y fotografías que me enseñó mi nueva amiga toledana. Era una talla muy rara y tenía  una melena como jamás he visto en Crucifijo alguno.
 Ni siquiera a los Nazarenos, y mira que nuestro Jesús de Medinaceli tiene una buena melena. (Que por cierto, por si alguien no lo sabe, había una señora que se dejaba el cabello bien largo para hacer el pelo a Jesús de Medinaceli).
He conseguido la historia completa a través de Internet y he llegado a una conclusión:

"NO HAY NADA  MÁS DAÑINO QUE EL SER HUMANO".

lunes, 1 de mayo de 2017

El hábito no hace al monje

Hay muchos refranes que podemos aplicar a esta historia, verdadera por más señas, por ejemplo:
"No te fíes de las apariencias"
"Mala y engañosa ciencia, es juzgar por las apariencias"
"No es harina, todo lo que blanquea" o,
"El hábito no hace al monje"...
Bueno empecemos con la historia, que en algunos momentos me ha hecho llorar un poquito.

Una mujer, con un vestido de algodón barato y su esposo, vestido con un humilde traje, se bajaron del tren en Boston, y caminaron tímidamente sin tener una cita, a la oficina de la secretaria del Presidente de la Universidad de Harvard.
La secretaria adivinó en un momento que venían de los bosques, eran campesinos, "no tenían nada que hacer en Harvard"
-Deberíamos ver al Presidente, dijo suavemente el hombre.
-El está ocupado, contestó la secretaria.
-Esperaremos, replicó la mujer.
Durante horas los ignoró, esperando que la pareja se desanimara y se fuera. Ellos no lo hicieron, y la secretaria vio aumentar su frustración y finalmente decidió interrumpir al Presidente.
-Tal vez si usted conversa con ellos unos minutos, se irán.
El hizo una mueca de desagrado, y asintió.
Alguien de su importancia no tenía tiempo para ocuparse de gente con vestidos baratos. El Presidente, con el ceño adusto se dirigió con paso arrogante hacia la pareja. La mujer dijo:
-Tuvimos un hijo que asistió a Harvard. Era feliz aquí. Mi esposo y yo deseamos levantar algo, en alguna parte del campus, que sea en memoria de nuestro hijo.
El Presidente no se interesó.
-Señora, le dijo ásperamente, no podemos poner una estatua para cada persona que asista a Harvard y fallezca. Si lo hiciéramos este lugar parecería un cementerio.
-Oh no, exclamó la mujer rápidamente. No deseamos erigir una estatua. Pensamos que nos gustaría donar un edificio a Harvard.
El Presidente entornó sus ojos. Echó una mirada a la pareja y entonces exclamó:
¡¡Un edificio!!
 ¿Tienen alguna remota idea de cuanto cuesta un edificio? Hemos gastado más de siete millones de dólares en los edificios aquí en Harvard.!
Por un momento la mujer quedó en silencio. El Presidente estaba feliz. Tal vez se podían deshacer de ellos ahora...
La mujer se volvió a su esposo y dijo suavemente:
-¿Tan poco cuesta construir una Universidad? ¿Por qué no construimos la nuestra? Su esposo asintió.
El rostro del Presidente se oscureció en confusión y desconcierto.
El señor Leland Stanford y su esposa se marcharon, viajaron a Polo Alto, California, donde establecieron la Universidad que lleva su nombre.
 La Universidad de Stanford, en memoria de su hijo del que Harvard no se interesó.
La Universidad "Leland Stanford Junior" fue inaugurada en 1891, en Palo Alto, "junior" porque era en honor del fallecido hijo del rico terrateniente.
Hoy en día la Universidad de Stanford es la número uno del mundo, por encima de Harvard.
Leland Stanford era un magnate ferroviario y Gobernador de California, su esposa se llamaba Jane.
Su único hijo, Leland Stanford murió de fiebre tifoidea en su adolescencia.

¡¡¡Que ojo clínico tienen algunos "chupatintas"!!! Este párrafo es cosa mía...

lunes, 24 de abril de 2017

Picaresca

No se si en otros pueblos, ciudades, naciones, islas o continentes hay picaros. Nosotros los españoles no nos libramos, pues hay mucha picardía, sálvense quien pueda.
Hoy me refiero a esas jovencitas "sordomudas".
Nos las hemos encontrado mayormente en el tren de cercanías.
En más de una ocasión que iba yo hacia Madrid o Alcalá de Henares, me han puesto en el regazo un papel que dice: "Soy sordomuda, ayúdame".
La mayoría no les hace ni caso, a mi me queda un pequeño resquemor por hacer lo mismo, cosa que se me ha quitado cuando me he enterado que, ni son sordomudas y además son rateras.
Según me han contado, mientras una te enseña el papelito, otra te "limpia" el monedero. Hace unos días, una pobre señora mayor, que iba al Supermercado con su carrito, le han parado dos chicas, le han enseñado un croquis con signos para hablar por señas. La pobre mujer no entendía nada y cuando se ha podido deshacer de ellas...ya le había "birlado" el monedero.
No me lo podía creer cuando me lo contaron, pues cerca de ese supermercado también me pararon a mi, aunque por suerte no me robaron pues yo ya estaba preparada y no os podeis imaginar lo que hice:
Cuando me enseñaron el papelito, yo con una muy buena sonrisa y mirándolas a los ojos empecé a mover mis manos como si de una sordomuda se tratase. Lo que yo expresaba con mis lindas manos era...El Padrenuestro. Os preguntareis como lo se, pues bien, Soy una gran cinéfila y me gustan mucho las películas antiguas, es por eso que me he visto "Belinda" infinidad de veces, solo por ver a la protagonista, que por cierto es sordomuda de verdad, rezar el Padrenuestro. Tal es así, que me lo se medianamente, con lo cual las pude engañar a las "mudas de pacotilla" que sabían menos que yo, pues al verme accionar, se fueron y me dejaron con las manos "hablando".
Estas ladronas, rateras o como queramos llamarlas, son muchas veces cogidas por la policía. Las llevan a comisaría, se las presentan al juez y...este a la media hora las deja otra vez en libertad.
Como "los chicos" de la comisaría ya están hartos, veréis lo que me han contado:
En mi portal hay dos jóvenes policías, chico y chica. Yo les digo chicos porque los he visto nacer y aunque les respeto como agentes, les quiero mucho como vecinitos, pues son estupendos y ellos también me aprecian a mí.
Después de tener varias denuncias en el barrio, la policía se ha puesto manos a la obra y han detenido a dos...rateras o sordomudas.
Cuando las estaban interrogando, lógicamente se hacían las mudas y trataban de hablar por señas. Encima de una mesa habían dejado unos boletos impresos con signos de manos y un plano que nadie entendía. Como les preguntaban y no respondían por su "mudez", uno de los policías ha cogido el plano y lo ha roto.
En ese momento una de las chicas le ha empezado a insultar de cabrón para arriba, le ha dicho hijo de `p...y no se cuantas cosas más. Pero como no las pueden hacer nada porque el juez las deja libres en menos de media hora y resulta que antes de ese tiempo están otra vez en "activo" ¿Que diréis que se le ha ocurrido a una señorita policía?
Pues ni más ni menos que...meterlas en el coche patrulla, darles un paseo hasta la sierra madrileña (dista unos 50 kilómetros) y dejarlas allí, de este modo tardarán lo menos tres horas en volver a detenerlas y...así todos los días.
Me han contado que este "paseíto" lo han hecho más de una vez.
 Siento mucho decirlo, pero les doy la razón a los policías, ya que los jueces hacen poco o nada por impedirlo.
Ya sabéis, no hagáis caso cuando creáis que fingen algún mal y sobretodo si van de dos en dos.
Dicho por un policía.

lunes, 17 de abril de 2017

Días de Amor

Lo primero, desearos una feliz semana de Pascua. Seguro que todos hemos sido muy buenos, hemos hecho buenas promesas y nos hemos querido mucho. Eso nosotros. Otros han hecho maldades y se han reído de nosotros que no las hacemos.
Hoy me he encontrado con dos casos de Amor. Otro...de menos amor.
El autor los ha titulado: Pensar en el otro y La cuenta está pagada.
   I
Dos hermanos, Pedro y José, compartían unos campos y un molino. Cada noche, después de haber molido el grano durante  toda la tarde, dividían los sacos de harina equitativamente pese a que uno de ellos vivía solo y el otro se había casado y tenía cuatro hijos.
Un día el hermano soltero Pedro, pensó lo siguiente:
"No me parece justo que distribuyamos el grano a partes iguales. Yo sólo debo preocuparme de mí mismo, mientras José siempre procura que a sus hijos no les falte nada".
Por eso, cada noche, intentando no hacer ruido, acarreaba algo de su harina hasta el almacén de su hermano.
 José, por su parte, tampoco dejaba de pensar en la situación de su hermano:
"No está bien que yo me lleve a casa los mismos sacos de harina, porque yo tengo hijos que me darán de comer cuando sea anciano, pero Pedro no ha encontrado a nadie con quien vivir". ¿Qué hará cuando sea viejo?
De modo que, noche tras noche, llevaba en secreto sacos a su hermano y así cada mañana ambos seguían teniendo la misma cantidad.
Hasta que una noche se encontraron en pleno transporte y, soltando los sacos, se dieron un fuerte abrazo.
Se dieron cuenta de que, más que la harina, lo más valioso que tenían era el Amor que sentían el uno por el otro.
   II
Un niño se acercó a su madre, que estaba liada entre pucheros en la cocina y le entregó una hoja de papel, en la que había escrito un listado de cosas. Tras secarse las manos en el delantal, la madre cogió el papel y empezó a leer lo siguiente:
"Por limpiar mi habitación cada semana, 5 euros. Por ir a la tienda a hacer la compra, 5 euros más. Por cuidar a mi hermano cuando tú sales a algún encargo, 10 euros. Por barrer el comedor después de cada comida, 3 euros, y por sacar buenas notas, 10 euros. Total, me debes 33 euros"
La madre, con cara de asombro pero con una media sonrisa en los labios por la picardía que demostraba su hijo, le dio la vuelta a la hoja y escribió esto:
"Por tenerte en mi vientre nueve meses, sin cargo. Por las noches que pasé junto a tu cama, cuidándote y velando tu sueño, sin cargo. Por las lagrimas derramadas durante estos años, por los momentos difíciles que me hiciste pasar, sin cargo. Por la comida, por la ropa, por tus libros y cuadernos, por limpiarte la nariz...Todo esto lo tuviste completamente gratis"
Así que tras leer su escrito, el pequeño se puso a llorar, miró a  los ojos a su madre y escribió con letras grandes: "LA CUENTA ESTÁ SALDADA".

Y es que cuando uno hace algo realmente por Amor, jamás debe esperar nada a cambio.
   III
Ahora, con permiso de todos vosotros, quiero mandarle mi cariño y mi apoyo a Don Arturo.
Diréis vosotros que quien es Don Arturo, os cuento:
Don Arturo es un sacerdote de una de las parroquias de Coslada, mejor dicho, la principal, o sea, la iglesia del pueblo. Que hasta que muchos madrileños decidimos salir de la urbe y marcharnos a este tranquilo pueblecito que linda con la Capital, era la única que había, ahora ya son varias. Pues bien:
Hace unos días y mientras el cura estaba tan tranquilo en su domicilio, llamaron a la puerta, como es lógico y sin ningún temor, abrió.
El muy zángano que fuese, le dio tal paliza para robarle la "inmensa" cantidad de 600 euros, su paga de jubilado, pues tiene 74 años, que le tuvieron que llevar al hospital cuando el pobre pudo pedir ayuda, pues le dejo inconsciente en el suelo y la casa destrozada.
Tal es así que después de medio recuperarse, porque ya no se va a recuperar del todo, ayer nos dijeron que va a ingresar en una residencia lo que le quede de vida.
Ayer día de la Pascua de Resurrección, nos dieron la noticia de su ida a la residencia. La residencia está en Madrid y es exclusivamente para sacerdotes, esto nos deja un poco más tranquilos pero nos da pena porque estaba estupendamente y no quería salir de su Parroquia.
Esperemos que le vaya bien.

Y estos son los tres casos que yo tenía preparados: Dos de mucho Amor, el tercero...



lunes, 10 de abril de 2017

Ocurrió hace muchos años

Hace muchos años existían los pregoneros, yo los he conocido cuando iba al pueblo a visitar a mis abuelos, pero en España ya existían desde hace tiempo, incluso en la época de los romanos. Estos pregoneros estaban divididos en tres clases: los oficiales, los heraldos y los voceadores, estos últimos actuaban por encargo de cualquiera. La tarifa normal era de un cuarto de moneda, de manera que dar "un cuarto al pregonero" significaba pagar sus servicios en voz alta, de cualquier tipo de noticia.
Cuando yo conocí al pregonero de mi pueblo, pregonaba todo: lo mismo decía que había llegado pescado al pueblo, que venían los titiriteros o lo que le mandaba, previo pago, la "tía" Tiburcia que era la cotilla del pueblo.
Aunque os parezca lejano, no lo es tanto, pues yo en una ocasión tuve que echar mano del pregonero:
Hace más de 50 años, yo estaba recién casada, vivía a las afueras de Madrid (hoy un barrio muy elegante por cierto).
Aquel día había estado en casa de mis padres. Me escapaba por la mañana y luego iba mi marido a recogerme después de salir de su trabajo. Nos fuimos hacia nuestra casita, que estaba allí donde "Sansón perdió el flequillo". Tomamos el metro, un tranvía y un autocar. Que era, sin exagerar, como los que vemos ahora en películas del tercer mundo. Este autobus iba lleno hasta los topes. Exagerando un poco.
 Pocos éramos los que íbamos sentados, casi todo mujeres, entonces los hombres eran muy galantes. Yo estaba embarazada de mi primer hijo, mi marido iba de pie a mi lado. Hacía mucho calor, mucho movimiento por los baches que tenía la carretera de Extremadura, no me debía de encontrar muy bien, pues todo me estorbaba. En algún momento deje encima de mi regazo el bolsito...cuando llegué a mi destino...no tenía mi lindo bolsito encima de mí. Empezamos a buscar y ¡Ja!, lógicamente no apareció. No llevaba nada de valor, pero si un hermoso billete de 100 pesetas de los años 50, que sería ahora como 100 euros...
¡Que sofocón me llevé!
Con el revuelo que armé, me aconseja una compañera de viaje que se lo diga al pregonero del pueblo, porque estábamos en Alcorcón, que echara un pregón a ver si aparecía. ¡¡¡La verdad es que éramos más bien tontos!!!
Buscamos al pregonero...dio el pregón... y lo que conseguimos fue...perder 15 pesetas más que nos cobró Agapito, el pregonero.
Después de este percance cuando se lo conté a mi madre, yo llorando y con pocas ganas de irme de vuelta a la casa que tan lejos estaba de mi mamá. Y  mi madre que era única para echar más leña al fuego, empezó con muchos aspavientos a decir:
-¡Como no encontréis una casa más cerca...la niña se muere y lo que viene también!
¡Para que dijo más! A mi marido le caían sudores.
Dinero no teníamos para comprar una casa. Yo con cara de circunstancias y llorosa. Mi madre, erre que erre. Que si estáis lejos. Que la niña de tanto ir y venir se va a marear en el metro. Que se está quedando más delgada. Que esto, que lo otro y lo de más allá.
Yo a todo esto, cada vez ponía mas cara de angustia.
El caso es que mi padre dijo que nos quedáramos allí.
¡No lo tubo que repetir!
Enseguida mi mamá nos arregló el asunto:
Nos dijo que nos podíamos quedar en mi cuarto de soltera.
Nos fuimos," allá donde da la vuelta el aire" a recoger nuestras cosas.
Nos echamos la cama al hombro y salimos corriendo sin mirar atrás, no fuera que nos pasara como a la mujer de Lot, y nos quedáramos hechos unas estatuas de sal.
Yo me "recuperé" rápidamente, el niño nació guapo y hermoso, cuando cumplió 3 añitos, ya teníamos casita propia.
Esta odisea la he pasado yo.
 Hoy, gracias a Dios tenemos una buena casa. un metro cerca, un magnifico autobus con parada a tres metros de casa y por si fuera poco, el tren de cercanías que en menos de media hora nos deja en el centro de la Capital.
Si algún joven lo lee, cosa que dudo, que no se queje tanto si el coche es pequeño, si le han dado un pequeño golpe, si no encuentra aparcamiento a la puerta de casa...en fin...no os quejéis tanto, que tenéis mucho.
¡¡¡Bueno, quejaros lo que queráis!!!

lunes, 3 de abril de 2017

¡ Por defender a los hombres !

¡¡La que me han armado por defender a los hombres!!
No habían pasado unas horas, después de escribir mi post, cuando mi teléfono empezó a sonar. Amigas y no amigas me ponían de vuelta y media por defender a los hombres. Una vecina me arrinconó en el portal y me dijo:
-¿Como defiendes a los hombres si no hay uno bueno?
¡¡Bueno, bueno!! También se que me lo decían con cariño, pero yo por si acaso hoy voy a contar lo que hizo una conocida, a ver que me decís.

"Pues esta buena mujer recién divorciada pasó el primer día triste y ojerosa por falta de sueño, no durmió en toda la noche, empaquetando sus cosas.
El segundo día recogieron sus muebles.
El tercer día se sentó en el suelo del comedor vacío, puso música suave, dos velas, dos kilos de camarones, un plato de caviar y una botella de vino blanco frío hasta más no poder.
Cuando terminó de comer, desmontó todas las barras de las cortinas de cada cuarto, le quito los tapones de los extremos y dentro le puso la mitad de los camarones y  buen poco de caviar y las colocó de nuevo con sus tapones en los extremos.
El marido se quedó con la casa, con nuevos muebles y con nueva novia. Todo fue perfecto los primeros días. Lentamente, la casa empezó a oler muy mal. Hicieron de todo: limpiaron, tapearon y airearon toda la casa. Los ventiladores fueron revisados por si hubiera ratones muertos. Las alfombras fueron lavadas. Pusieron por toda la casa perfumadores de aire. Se gastaron cientos de botes de spray de olor, hasta pagaron para cambiar las caras alfombras de la casa. ¡¡Nada funcionaba!! Nadie volvió a visitarles, hasta la sirvienta  renunció.
Finalmente, el marido y la novia tuvieron que mudarse ya desesperados. Después de un mes, no habían encontrado a quien venderle la hedionda casa. Inclusive los vendedores se negaban a responder a sus llamadas. Decidieron gastarse muchísimo dinero comprando una nueva casa.
La ex esposa se enteró por el hombre por asuntos del divorcio que su ex estaba vendiendo la casa sin decirle las verdaderas razones. Ella lo escuchó con mucha calma y dijo que extrañaba mucho la casa y que ella hablaría con los abogados para arreglar los papeles con tal de conseguir la casa de nuevo.
Él suponiendo que su ex esposa no tenía la menor idea del mal olor aceptó la negociación por una decima parte del precio real de la casa con tal de que ella firmara los papeles ese mismo día.
Ella aceptó y en menos de una hora él le mandó los papeles firmados.
Una semana más tarde el hombre y su novia se pararon en la puerta de la vieja casa con una sonrisa en los labios viendo como empacaban todos los muebles y los metían en un camión camino de su nueva casa...
...incluyendo las barras de las cortinas...

Digáis lo que digáis, a nosotras no hay quien nos gane a mala le...

Ayer los protagonistas fueron hombres, hoy ha sido una mujer que nos representa a todas. Hoy para equilibrar...una terapia de pareja. Claro que esto es un chiste.

Marido y mujer acuden al Psicólogo tras veinte años de matrimonio. Cuando se les pregunta cual es el problema, la mujer saca una lista larga y detallada de todos los problemas que han tenido durante esos 20 años de matrimonio:
Poca atención. Falta de intimidad. Falta de comunicación. Vacío. Soledad. No sentirse amada. No sentirse valorada. No sentirse amada. No sentirse deseada y bla, bla, bla, la lista es interminable.
Finalmente, el terapeuta se levanta, se acerca a la mujer, le pide que se pare y la besa apasionadamente. La recuesta en el diván, le quita la ropa, todo lo demás y le hace el amor.
Mientras el marido los observa con una ceja más alta que otra.
La mujer se queda muda.
Cuando el doctor termina, ella se acomoda la ropa, se arregla el cabello y se sienta en la silla medio aturdida.
El terapeuta se dirige a su marido y le dice:
-Esto es lo que su esposa necesita, al menos 3 veces por semana. ¿Puede hacerlo?
El marido medita un instante y responde:
-Bueno, la puedo traer los lunes y los miércoles, pero el viernes tengo futbol. Agggg.
Sin comentarios.


Espero que después de la mujer de hoy y el marido de la otra, me habréis perdonado por defender a los otros buenos hombres...."Amigas"...

lunes, 27 de marzo de 2017

Con retraso

No hace mucho tiempo yo escribía una Bitácora, o sea, todos los días, ahora lo hago una vez a la semana por aquello de que tengo muchas cosas que hacer y no me puedo partir en dos, ni en tres.
 Por este motivo casi siempre llego tarde a las efemérides o fiestas, tales como las de la mujer trabajadora y el día del padre, que también se me ha pasado.
 Esta entrada la quise poner el día 8, o sea, el día que algunos han destinado que sea de la mujer, cosa que a mi no me agrada, pues todos los días son de mujeres y hombres. Lo de mujer trabajadora no me cuadra, ya que no hay ninguna mujer que no trabaje, ya sea fuera o dentro de casa. ¡He dicho!...
 Hoy voy a romper una lanza por los hombres, no por los que asesinan a mujeres y niños indefensos, sino por aquellos buenos hombres, que los hay, que sufren el mal trato de algunas mujeres malas, que también las hay.

Tengo dos casos, para no cansaros a los que pasáis por mi blog y que yo os agradezco mucho, pues me siento muy feliz leyendo vuestros comentarios, que siempre son muy agradables. Dicho esto, paso a contaros dos casos verídicos y contrastados:

El primero es de un abogado, tenía mujer, hijos y mucho dinero. Hace 20 años su mujer le abandonó, según me han contado, por un amigo de él, que estaba más "bueno".
Me han contado sus vecinos, (de Zaragoza por más señas), que estaba llevando un caso jurídico que, al final perdió por esta causa y la depresión que "pilló". No lo pudo soportar y la única solución que encontró fue, dejar su casa. sus hijos, su dinero y...Ya no levantó cabeza.
Decidió vivir en la calle, en la más absoluta pobreza y sin ser esclavo de sus vicios. Está en la calle, mendigando, en una zona lejos de donde vivía con su familia y que nunca ha dejado. Ha sabido hacerse con el cariño de las gentes que lo conocen y le dan de comer y algún café cuando lo ven con la mirada perdida mirando al infinito...

El segundo caso es un amigo de mi hijo, por lo tanto, le conozco personalmente y le aprecio mucho.
Es un joven policía, que, además de su trabajo, cuando terminaba su servicio se iba a casa, pues es muy hacendoso y un manitas.
Ella, policía también.
Estuvieron viviendo juntos 10 años y se casaron hace cuatro. Un día que estaba en su chale recién comprado, arreglando unos armarios, pues ella estaba de servicio, llega la muy "zángana", según ella de trabajar.
 Él subido en una escalera, con un martillo en la mano porque estaba clavando unos clavos.
Se acerca a él y le dice a boca jarro:
-Mira Fulanito, vengo de acostarme con tu amigo Zutanito y he llegado a una conclusión...me voy con él definitivamente.
Fulanito tuvo la sangre fría de bajarse de la escalera, dejar el martillo en el suelo, hacer su maleta y salir a casa de su madre.
En los días siguientes, buscó un abogado y tramitó las cosas en la legalidad.
Hoy ya está casi feliz. Han repartido sus bienes. ella está con el otro policía y él...ha comprado un piso muy majo y vive solo.
 Hace unos días estuvieron mi hijo y el en Malta en unas cortas vacaciones, cuando han vuelto se pasó por casa y en una pequeña conversación, que yo no inicie por prudencia, me dijo:
Nines, han creado en mi un monstruo, ya jamás quiero ver ni en pintura a una mujer.

Si estos hombres hubieran cometido un delito contra sus esposas...ellos serían los malos. ¡¡Menos mal que no lo hicieron!!
 ¡Ojala! que otros hombres tomen ejemplo de  estos dos, que aunque desgraciados, pueden salir a la calle.  Uno siendo un mendigo y el otro, gracias a Dios sigue en su puesto de trabajo.

¿Estarán felices estas exesposas que tan desgraciados han hecho a sus maridos?

lunes, 20 de marzo de 2017

Dos amigos míos

Tengo dos buenos amigos que gracias a ellos muchas veces no tengo que estrujarme el cerebro para buscar, idear, inventar y cotillear cosas.
Mi buen amigo Juan, Psicólogo y profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, me da sus clases en privado o por teléfono. Cuando le llamo, me dice:
-¿Que quieres que te cuente hoy.
Yo le digo que lo que sea, pues siempre es bueno. Para hoy me ha mandado una de sus últimas clases que yo agradezco y, rauda como un relámpago me pongo manos a las teclas.

El otro es el que ya conocéis casi todos vosotros y que se ha empeñado en que os de las gracias por las cosas tan bonitas que decís de él.
A los dos soy yo quien les da las gracias, sobre todo porque me leen y ayudan en mi "largo" teclear...
El texto que me ha mandado Víctor, hoy no corto nada, es el siguiente:

"Muy querida María de los Ángeles: Acabo de entrar en tu blog y leer lo que has puesto del testimonio del Bautizo del niño...La verdad es que me ha emocionado mucho leer los comentarios que hacen tus seguidores, ellos y tu, hacia mi persona".

"SEGUIDORES DEL BLOG "LA GATA RUFA", ACABO DE LEER VUESTROS COMENTARIOS SOBRE EL TESTIMONIO PROFESIONAL QUE MANDÉ A MI QUERIDA AMIGA MARÍA DE LOS ÁNGELES Y TENGO QUE CONFESAR QUE ME HA EMOCIONADO MUCHO E INCLUSO HE SENTIDO BASTANTE VERGÜENZA POR LAS FLORES QUE ECHÁIS A MI PERSONA. OS PUEDO ASEGURAR Y NO QUISIERA QUE ESTO SUENE A UNA FALSA HUMILDAD, QUE YO SOY UNA PERSONA MUY CORRIENTE, MUY NORMALITO.
ME SUCEDE QUE UN DÍA ME ENCONTRÉ CON DIOS Y ENTENDÍ QUE ÉL ESTABA EN CADA PERSONA."EL ESTIERCOL" DE MI VIDA HA VALIDO PARA QUE LAS VIDAS DE OTRAS PERSONAS SEAN FÉRTILES, SE HAYAN PODIDO ENCONTRAR TAMBIEN CON EL SEÑOR. DISFRUTO HACIENDO FELIZ A LAS PERSONAS QUE ME RODEAN. OS PUEDO ASEGURAR QUE SOLO SOY "UN TESTIGO DEL AMOR PERDONADOR DE CRISTO".¡¡¡SOLO ESO!!!
HACE UN PAR DE MESES, QUISE MANDAROS UN MENSAJE DE AGRADECIMIENTO Y RESULTA QUE AL FINAL NO SUPE MANDARLO. ESPERO QUE EN ESTA OCASIÓN HAYA SUERTE Y LLEGUE A CADA UNO DE VOSOTROS. NO QUIERO TERMINAR ESTO, SIN DECIROS QUE EL QUE SOY MÁS AFORTUNADO SOY YO DE PODER CONTAR COMO AMIGA CON MARÍA DE LOS ÁNGELES.
 UN FUERTE ABRAZO DE VUESTRO AMIGO.
VÍCTOR BRAVO TENLLADO.
 ¡¡¡DE COLORES!!!

Y ahora no tengo más remedio que agradecer a Juan su relato. Ahí va.

Erase una vez una posada llamada La Estrella del Norte. Su dueño estaba volcado en el negocio y hacía lo posible y lo imposible para que sus clientes estuvieran cómodos, además los atendía con cordialidad y les daba de comer como a reyes. Todo ello cobrando precios más que razonables, por lo que apenas obtenía ganancias y cada vez resultaba más difícil tirar adelanté. Un día ya no supo como solucionar el problema y decidió consultar a un sabio. Éste, tras escucharle atentamente, le dijo:
"-Es más sencillo de lo que piensas. Verás, tan solo tienes que cambiar el nombre a la posada".
"¡Esto no puede ser! Toda la vida se ha llamado La Estrella del Norte y así es conocida en la región" respondió el posadero.
-Olvídate de eso. A partir de ahora deberás llamarla Las cinco Campanas, pero colgarás seis en la entrada, concluyó el sabio.
Tras replicar que aquello era un absurdo, el hostelero acabó haciéndole caso. Y, para su sorpresa, todo viajero que pasaba por allí entraba para advertirle que había colgado una campana de más. Pero una vez dentro, quedaban tan impresionados por la calidad del servicio que pronto el negocio próspero.

Seamos, pues, creativos y cambiemos las cosas si algo no funciona. Puede que así todo resulte mucho mejor.

Termino por hoy dando las gracias a mis queridos amigos, Víctor y Juan por su testimonio, a uno y por su relato a Juan.
Los dos en su sabiduría, son muy buenos maestros y yo me siento muy orgullosa de tenerlos como amigos.